Ansiedad

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?


Todo el mundo ha experimentado en algún momento de su vida algún tipo de ansiedad, que es una sensación de aprehensión difusa, desagradable y vaga que suele estar acompañada de síntomas físicos como dolor de cabeza, palpitaciones, opresión del pecho, molestias gástricas e inquietud, por mencionar algunos síntomas. La forma en que se sienten todos estos síntomas varia de una persona a otra. Es importante hacer la diferencia entre tener ansiedad y tener miedo. Podíamos decir que, la ansiedad es una señal de alerta, es un miedo generalizado sin objeto, es decir, no es una anticipación a un daño en el futuro. Mientras que el miedo está asociado a algo inminente y claro que nos amenaza. Una forma de entenderlo puede ser al describir la emoción de una persona cuando ve que un auto se acerca a ella a gran velocidad mientras está cruzando una calle, que se diferencia de un malestar poco claro que una persona puede experimentar cuando esta con gente nueva en un lugar extraño. El miedo y la ansiedad son una reacción de muchos seres vivos ante una situación que se percibe como amenazante, es lo que nos permite alejarnos o defendernos ante el peligro, gracias a los cambios físicos que nos provoca, por ejemplo; nos pone alerta para enviar más sangre a los músculos, es decir, es una señal de alarma muy útil para sobrevivir. Cuándo se evalúa a una persona con ansiedad el médico debe distinguir entre una ansiedad normal y la patológica, ya que ésta última es distinta por su forma de presentación, que es de mayor intensidad, más exagerada, desencadenada sin motivo aparente y se experimenta a los largo del tiempo.

¿CÓMO SE SIENTE LA ANSIEDAD?


La ansiedad se ve reflejada en los tres sistemas de respuesta humana:

1º SÍNTOMAS SUBJETIVOS, COGNITIVOS O DE PENSAMIENTO.


•Preocupación.
•Inseguridad.
•Miedo o temor.
•Aprensión.
•Pensamientos negativos (inferioridad, incapacidad).
•Anticipación de peligro o amenaza.
•Dificultad de concentración.
•Dificultad para la toma de decisiones.
•Sensación general de desorganización o pérdida de control sobre el ambiente.

2º SÍNTOMAS MOTORES U OBSERVABLES.


•Hiperactividad.
•Paralización motora.
•Movimientos torpes y desorganizados.
•Tartamudeo y otras dificultades de expresión verbal.
•Conductas de evitación.

3º SÍNTOMAS FISIOLÓGICOS O CORPORALES:


•SÍNTOMAS CARDIOVASCULARES:
Palpitaciones, pulso rápido, tensión arterial alta, accesos de calor. •SÍNTOMAS RESPIRATORIOS: Sensación de sofoco, ahogo, respiración rápida y superficial, opresión torácica.

•SÍNTOMAS GASTROINTESTINALES:
Náuseas, vómitos, diarrea, aeorofagia, molestias digestivas.

•SÍNTOMAS GENITOURINARIOS:
Micciones frecuentes, enuresis, eyaculación precoz, frigidez, impotencia.

•SÍNTOMAS NEUROMUSCULARES:
Tensión muscular, temblor, hormigueo, dolor de cabeza tensional, fatiga excesiva.

•SÍNTOMAS NEUROVEGETATIVOS:
Sequedad de boca, sudoración excesiva, mareos.

Cómo podemos observar, los trastornos de ansiedad además de presentar síntomas físicos que son muy molestos y que provocan incertidumbre, afectan la forma en que se procesan los pensamientos, la percepción y el aprendizaje. Tienden a producir confusión y distorsiones, no solo en cuanto al tiempo y el espacio, sino también respecto a la gente y al sentido de los diferentes sucesos. Esto puede interferir en la concentración, memoria y por lo tanto en el aprendizaje. De ahí los efectos negativos en el desempeño escolar o en el trabajo.

¿QUÉ ES UN TRASTORNO DE ANSIEDAD?


Un trastorno de ansiedad es una enfermedad que se caracteriza por tener como principal síntoma a la ansiedad o al miedo, tan intenso, desproporcionado o tan constante que afecta la vida de la persona, dificultándole o incapacitándole para trabajar, estudiar, y/o convivir con su familia o amigos.

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad. Según el DSM-IV-TR (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales cuarta edición, texto revisado) donde los trastornos de ansiedad se clasifican en:

•Trastorno de angustia sin agorafobia
•Trastorno de angustia con agorafobia
•Agorafobia sin historia de trastorno de angustia
•Fobia específica
•Fobia social
•Trastorno obsesivo compulsivo
•Trastorno por estrés postraumático
•Trastorno por estrés agudo
•Trastorno de ansiedad generalizado
•Trastorno por ansiedad debido a enfermedad médica
•Trastorno por ansiedad inducido por sustancias
•Trastorno de ansiedad no especificado

Los trastornos de ansiedad representan la forma más común de patología mental en el mundo, tanto en adultos, como en niños y adolescentes, pero frecuentemente pasan sin ser identificados ni tratados. La identificación y el tratamiento oportuno pueden reducir el impacto negativo de la ansiedad en la vida académica, laboral y familiar de que la padece. En la infancia y la adolescencia también se presentan trastornos de ansiedad, los cuales al ser oportunamente tratados, reducen la persistencia de los mismos en la etapa adulta.

FRECUENCIA Y CURSO DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Los trastornos de ansiedad son más frecuentes en mujeres, ya que 30 de cada 100 los presentan a lo largo de su vida, mientras que 19 de cada 100 hombres los presentan.
Numerosos estudios han señalado que la edad de inicio de la mayoría de los trastornos de ansiedad es en edades muy tempranas en la infancia y la adolescencia temprana y que continúan en la vida adulta, de hecho se considera que cerca del 60% de los adultos con trastornos ansiosos iniciaron el padecimiento en la infancia.
En la mayoría de los casos los estados de ansiedad siguen un curso crónico y fluctuante, es decir, los pacientes con trastornos de ansiedad tienden a presentar períodos sin síntomas durante el curso del padecimiento. Es común que reporten amplias y largas fluctuaciones dentro de periodos cortos y los síntomas tienden a empeorar en momentos de estrés provocados por la vida diaria.
Por lo anterior es difícil determinar a cuántas personas se les quitará el trastorno de ansiedad y cuántas posteriormente recaerán.

CAUSAS

Algunas teorías proponen que algunos niños pueden tener una mayor predisposición transmitida genéticamente de sus familias a desarrollar algún tipo de trastorno de ansiedad.
Esa predisposición puede tener una expresión variable dependiendo de varios factores que afecten la maduración cerebral y de las circunstancias en las que ese niño crece.
Esto quiere decir que de ninguna manera se hereda la enfermedad sino más bien la predisposición o vulnerabilidad.
Entre los factores psicosociales, la influencia de la interacción padres-hijo y la presencia de ansiedad en los padres, influye sobre la forma en cómo se maneja el miedo y la ansiedad en el chico, reforzando la copia de conductas ansiosas.
Padres sobreprotectores, controladores y demasiado críticos que limitan el desarrollo de la autonomía pueden contribuir al desarrollo de trastornos ansiosos en niños con temperamento vulnerable.

COMORBILIDAD EN LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD Y ENFERMEDADES ASOCIADAS

La comorbilidad es la presencia de uno o más trastornos en la misma persona, lo cual complica el diagnóstico, el tratamiento y el pronóstico.
Hay evidencia de que hasta la mitad de las personas que tiene un trastorno de ansiedad pueden tener en conjunto otros trastornos mentales o una enfermedad no psiquiátrica.
Las encuestas han encontrado en forma consistente que las personas con trastornos ansiosos sufren con frecuencia de problemas con alcohol y abusan de sedantes. Es igualmente frecuente, que se presenten varios trastornos ansiosos simultáneos.

La ansiedad es un problema común de muchas enfermedades generales porque muchos pacientes se ponen ansiosos cuando se enteran que padecen una enfermedad, pero hay enfermedades en que la presencia de ansiedad es muy común como en las siguientes:

Enfermedades neurológicas:

•Enfermedad de Parkinson
•Demencias

Enfermedades cardiovasculares:

•Hipertensión
•Angina de pecho
•Arritmias

Enfermedades endocrinológicas:

•Síndrome de Cushing
•Hipoglucemia
•Hipertiroidismo
•Feocromocitoma

Enfermedades gastrointestinales:

•Ulcera péptica o gastritis
•Colitis


Siempre que se sospeche de un trastorno de ansiedad deben descartarse enfermedades médicas, las cuales con una adecuada entrevista y valoración clínica pueden descartarse o requerir apoyo de estudios para verificarlos. Así mismo, se debe descartar si los síntomas ansiosos no están relacionados al consumo de alguna droga o medicamento.

TRATAMIENTOS

Las estrategias efectivas de tratamiento con las que contamos actualmente pueden ser divididas en: psicosociales y farmacológicas.
Las estrategias psico-sociales incluyen a las intervenciones psicoterapéuticas como la terapia cognitivo-conductual (TCC), terapia interpersonal, familiar, de grupo o psicodinámica.
Las estrategias farmacológicas de elección son medicamentos llamados inhibidores selectivos de recaptura de serotonina (ISRS), los cuales tienen su mecanismo de acción sobre serotonina, que es uno de los neurotransmisores involucrados en ansiedad en conjunto con la noradrenalina y el GABA.
También se cuenta con los llamados antidepresivos triciclitos, que siguen siendo efectivos, aunque con evidencia de mayores efectos secundarios. También se utilizan las benzodiacepinas, aunque generalmente se hará para el tratamiento agudo y en conjunto con un antidepresivo.
Así mismo se establecen recomendaciones generales que pueden ser utilizados para combatir el estrés diario y apoyar el tratamiento ante un trastorno de ansiedad, como por ejemplo el realizar ejercicio con regularidad, mejorar hábitos de alimentación y sueño, invertir tiempo en actividades sociales y recreativas, y algunas técnicas específicas de relajación muscular y de respiración como método sencillo para iniciar y practicar.

En resumen, el plan de tratamiento de los trastornos de ansiedad es:

1.- Diagnóstico: Se debe precisar que trastorno ansioso está ocurriendo de acuerdo a lo que el paciente ha experimentado.
2.- Comorbilidad: Se debe valorar asociación con otras enfermedades, drogas o sustancias.
3.- Psicoeducación: Se debe explicar a la persona afectada la naturaleza de su padecimiento para evitar incertidumbre, aclarar que las preocupaciones catastróficas son infundadas y que no se perderá la razón.
4.- Tratamiento agudo: Se debe buscar el control de los síntomas ansiosos lo antes posible con medicamentos como las llamadas benzodiacepinas, los cuales se utilizan al inicio por su rápido efecto, pero se recomienda sustituir con el fin de control de síntoma con el antidepresivo.
5.- Tratamiento de mantenimiento: Elegir un tratamiento con medicamentos del tipo de los antidepresivos y elegir el que mejor se adapte a cada quien.
6.- Tratamiento psico-social: Considerar un abordaje psicoterapéutico, TCC y técnicas de relajación.

Los trastornos de ansiedad son muy frecuentes, pero tienen tratamiento y entre más temprano se identifique y más pronto se manejan, mejor pronóstico y menos impacto negativo provocan en las personas.